Estamos inmersos en un mundo lleno de ocupaciones, obligaciones, responsabilidades que pareciera que estamos atrapados en una gran cárcel en la que no podemos respirar ni ver lo hermoso de la vida misma… ¿Acaso la hay?, preguntarán algunos.

Y yo con una gran sonrisa afirmo que sí, para bendición mía y de todos los que me rodean, sí, sí la hay, y yo vivo lo hermoso de la vida todos los días.

Hace algún tiempo, mi familia entró en crisis, de todo tipo, sentía ahogarme, no podía respirar, la ansiedad de esa espera me atrapaba día a día en mi rumiar enojado, debía hacer algo, debía trabajar, debía cumplir con todo, debía tener fe, debía no quebrarme, debía, debía…, pero ¿y yo qué?, me sofocaba en esa espera, me hablaba a mi misma , “ánimo, pronto pasará, ¿pero cuándo?, ¿y si se hace eterno?”, ¡no podía permitirlo!, decidí salir a gritar mi ansiedad para no herir a todos los demás de mi familia, que seguro se sentían atrapados igual que yo; así que sin pensarlo dos veces, salí a caminar a mi ciudad, y por fin respiré, ahí comenzó todo, ahora me siguen, ahora sigo, ahora viajo todo el tiempo, ahora me asombro, ahora sé de historia,  ahora aprecio más el arte, ahora escribo más poesía, ahora tengo aún más respuestas para mis posibles agobios y todo tiene un respiro de vida,  las esperas se hacen tan cortas porque mis sentidos no se dan abasto para recibir tantos estímulos, pienso positivo y hago que el universo confabule a mi favor, yo misma hago arte de la vida, así como lo desee desde ese día que salí y comencé a viajar por mi ciudad.

Sí, a pesar de las pausas que la vida te pone, que se transforman en momentos de quietud para crear, para recibir luz, para dar calma, para dar sonrisa, para entender, para alentar, para hacer que se unan a ti, para eliminar lo negativo, para crecer, para pensar, para escuchar de verdad, para escribir como lo hago ahora, sí, hay felicidad.

Soy Lydia, me gusta conocer siempre de todo y a donde quiera que vaya, te invito a viajar conmigo.

Pero déjame presentarme, soy Lydia Leon, LAE, egresada de la Ibero, y si ejercí, como en universidad constante, por todo el cúmulo de conocimiento que obtuve, por todos los buenos resultados que me hizo dar  mi especialidad en Diseño Organizacional, tuve maravillosas experiencias de trabajo en empresas grandes con mucho potencial, Operadora Vips, Iusacell, Wolkswagen, y fue en la Secretaría de la Contraloría de la Federación donde puse pausa a mi vida laboral, porque decidí darle ímpetu a mi hogar, desde entonces hago lo que más me gusta, crear.

Viajemos juntos en este mundo que está lleno de posibilidades, yo te cuento y tu me platicas, hablemos de poesía y sus sensibles escritores, leamos historia y caminemos en ella, vibremos arte, deleitándonos con lo que nos ofrecen sus artistas, aquí, de allá,  de más allá…, hagámoslo juntos, creemos arte de esta vida, al observarla y al derrocharla.

Y para abrir boca, comencemos por nuestra tan histórica Ciudad de México:

Conoce y adéntrate en ‘El Rule’, Centro Cultural y de Visitantes, “lugar en donde se cruza la cultura y las nuevas tecnologías”, ubicado sobre El Eje Central Lázaro Cárdenas a un costado de la Torre Latinoamericana.

El Rule , llamado así porque a principios del siglo XX Francisco Rule, comerciante inglés, adquirió el edificio que ya cuenta con más de un siglo de historia y en donde se cuenta en las crónicas de la ciudad, que allí, en ese espacio, se encontraba “La casa de las fieras”, sitio donde Moctezuma albergaba un mítico zoológico, posteriormente los franciscanos tomaron el terreno y construyeron ahí el primer convento de la ciudad virreinal, pero ya en el siglo pasado Don Francisco hizo que lo remodelaran, asignándole un nombre con su apellido. Así pues,  que ahora el hermoso edificio de estilo neoclásico, con sus balaustradas muy características y motivos blancos, está convertido en un muy funcional Centro Cultural  de vanguardia, ahí en el bullicio del Eje Central de nuestra ciudad y a un costado de la Torre Latinoamericana; además de todas las bellezas arquitectónicas que ya existen, ahora contamos  los citadinos mexicanos de un hermoso lugar muy de estilo loft neoyorquino en su interior, con un toque de nave industrial totalmente ad hoc para el propósito de sus actividades,  en donde las mentes tecnológicamente creativas pueden desarrollarse en una genial Fabrica Digital,  también cuenta en su tercer piso de una incubadora de negocios para aquellos que surgen al mercado cultural, así como de una Galería en el primer piso para exposiciones que resalten las bellezas del arte en algunas de sus expresiones, y por último, en el cuarto piso está la sede de la Casa de Colombia, dedicado a fortalecer la visión cultural y artística de ese país en conjunto con México.

El Rule, un lugar, «el lugar»  para desarrollar la creatividad culturalmente artística de muchos que buscan una oportunidad en este mundo tecnológico… No dejen de visitarlo.

 

 

Deja un comentario