Siempre, desde mi primer recuerdo he sido un admirador de la mujer.

Para mí, el conmemorar el Día Internacional de la Mujer, está bien como un día de celebración, aunque todos los días son especiales por ellas.

Con las mujeres de mi vida siempre hay discusión, reto a las formas e ideas, a los planes y en general sabor a la vida. No se piense mal, hablo de mis hijas, mi hermana, mi mamá, mi suegra y sobre todo con mi esposa. Y es que gracias a Dios  no somos iguales.

No pensamos igual, no reaccionamos igual y eso le pone sabor a la vida. Nos complementan, nos ayudan a mantener los pies en el suelo, por no mencionar que son la causa de la existencia del hombre y lo más digno de admiración, son hermosas.

Una mujer te puede llevar al cielo o al infierno, son el hechizo que atrae a la mayoría de los hombres, no importa edad o condición.

Gracias a Dios por las Mujeres, por estar e iluminar cada momento de nuestra vida, por dar motivo de vivir, crecer, actuar, conquistar, amar.

Feliz día Internacional de la Mujer, dueñas y señoras del mundo.

Deja un comentario