Hoy en día, la situación de nuestro país y de nuestra ciudad, se ha tornado difícil, las estadísticas muestran un incremento exponencial en la incidencia delictiva que ha sobrepasado la capacidad de protección de nuestro entorno, volviéndose una amenaza constante en la tranquilidad de cualquier persona.

La seguridad es un acto de protección para prevenir actos violentos, sentirnos protegidos es una necesidad básica, así que cuando enfrentamos el miedo a situaciones violentas, la calidad de nuestra vida se va deteriorando.

De acuerdo con diversos estudios se considera que el 90% de las situaciones violentas se pueden evitar tan solo con la Prevención, impidiendo exponernos al peligro. Por esta razón, se vuelve cada vez más prioritario que desarrollemos una cultura de prevención, ya que nadie nos protegerá mejor que nosotros mismos.

Tipos de Violencia

La violencia es una acción ejercida por una o varias personas en donde se somete de manera intencional al maltrato, presión, sufrimiento, manipulación u otra acción que atente contra la integridad tanto física como psicológica y moral de cualquier persona o grupo de personas.

  • Violencia psicológica. Es cualquier acto que dañe la estabilidad psicológica, como son: gritos, insultos, humillaciones, amenazas, etc.

Violencia física. Es cualquier acto que ocasiona daño no accidental, usando la fuerza física o algún tipo de arma u objeto que pueda provocar o no lesiones ya sean internas, externas, o ambas.

  • Violencia patrimonial. Es cualquier acto que afecta la supervivencia patrimonial de la víctima, como la retención, sustracción o destrucción de objetos, documentos personales, bienes y valores.

  • Violencia económica. Es toda acción que afecta la supervivencia económica de la víctima, como el control de sus percepciones económicas o la limitación a un salario menor por igual trabajo.

  • Violencia sexual. Es cualquier acto que degrada o daña el cuerpo y/o la sexualidad de la víctima y que por tanto atenta contra su libertad, dignidad e integridad física.

  • Violencia familiar. Es el acto abusivo de poder, dirigido a dominar, someter, controlar, o agredir de manera física, verbal, psicológica, patrimonial, económica y sexual a las personas vulnerables, dentro o fuera del domicilio familiar por relación de parentesco.

  • Violencia laboral y docente. Es cualquier acto abusivo de poder ejercido por vínculo laboral o docente, que daña la autoestima, salud, integridad, libertad y seguridad de la víctima, impide su desarrollo y atenta contra la igualdad.

  • Violencia feminicida. Es la forma extrema de violencia de género contra las mujeres, producto de la violación de sus derechos humanos, con conductas misóginas impunes que pueden terminar en homicidio y otras formas de muerte violenta.

Deja un comentario