Tener 25 años como empresario no te garantiza el éxito financiero.

Tampoco tener un alto coeficiente intelectual o el mayor grado académico.

El éxito no se mide de la misma forma para toda la gente, dinero, reconocimiento, familia, poder. Sabemos de gente exitosa desde el punto de vista de los demás que no han podido enfrentar su vida, porque el éxito para ellos no es lo que los demás ven.

Me centraré en dos historias y compartiré mi conclusión sobre lo que quiero decir y lo que aprendí.

El Financiero

Hace años un conocido financiero llego en uno de sus autos último modelo de alta gama, yo al ser un fan de los autos, le hablé de su auto y su ficha técnica de excelentes prestaciones.  Con modestia agradeció y me preguntó por mis hijos. Le conté brevemente de sus últimos logros… Hizo una pausa y me dijo, mi esposa y yo daríamos nuestros autos y mucho más por tener uno. Me dejó helado y sonrió diciendo, están por aprobarnos la adopción de un pequeño. Le devolví la sonrisa y celebramos el resto de la comida por la buena noticia, él pidiendo recomendaciones a un padre de más de dos y yo dando mi mejor recomendación sobre los temas que preguntaba.

El Bohemio

En un viaje a Puerto Escondido, en un ambiente bohemio, incluyente, multicultural, multilenguaje nos reuníamos frente a un establecimiento que parecía más una choza, a comprar cerveza y platicar con personas mayormente jóvenes de diversas nacionalidades. El dependiente que vivía allí, un joven alto, delgado de barba, amable y que hablaba al menos tres idiomas, nos ayuda a traducir la conversación de unos japoneses y una alemana que no hablaban muy bien inglés y cero español, generaba un buen ambiente con su grabadora con música internacional y la charla. Al despedirnos nos pidió llevar una carta a su familia porque tenía años que no los veía, cuando decidió quedarse en Puerto Escondido. Cumplimos el encargo y llegamos a una mansión en Polanco que nada tenía que ver con la choza que habitaba en su negocio.

Los dos casos reforzaron mi idea sobre el éxito del empresario. El primero muy estructurado en su negocio y con mucha solvencia económica se enfrentó ante hechos que no se pueden controlar, el segundo aun habiendo nacido con una ventaja económica y contando con una buena formación lo dejo todo por algo que le apasionaba.

Mi conclusión es:

Estructura tu plan de negocio sobre algo que te apasione, ya que habrá mil cosas que no podrás controlar y situaciones que harán que quieras abandonarlo todo, y solo esa pasión y fe en ti, hará que puedas salir adelante y logres el éxito que solo para ti tendrá sentido.

Les envío un cordial saludo.

Agradeceré sus comentarios en jrosado@adbite.mx

https://www.google.com.mx/search?q=imagenes+de+empresarios&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=0ahUKEwiXkLaXnuzZAhXB24MKHcOBCggQ_AUICigB&biw=1440&bih=826#imgrc=lqSk0KNQvS4tCM:

Deja un comentario