Cuando una faena de agasajo cultural finaliza con los corazones henchidos de belleza artística, con los ojos llenos de historia, con las manos llenas de imágenes en las fotos que tomamos, con los pies punzando satisfacción y el estómago delirando implacable de hambre, no hay nada mejor que hacer una agradecida y reparadora parada, este momento de cierre la hemos bautizado con una frase que a mi me encanta usar-hacer  «hora de la Parranda Cultural”.

Porque para que un día de disfrutable conocimiento sea completo y digno de ser contado, con aún más enjundia, sabor y mucha salud, lo mejor es llegar a comentar los deleites del recorrido, llevando a la mesa de algún restaurante, cantina o fonda a debatir los pormenores de historia, a narrar las experiencias de lo que se observó, a hacer un recuento de lo aprendido, celebrando el amor al arte y a la amistad…

Así que chicos, andando directo a celebrar, esta vez vámonos de parranda cultural a la Cantina con cocina de cantina, Salón 16, en la calle de Independecia numero 19, Centro, Ciudad de México, en donde la atención es esmerada y los platillos deliciosos.

Un lugar limpio, estilo ecléctico, con toques de la plástica mexicana en sus muros y de concepto moderno, su cocina es de fusión, muy atractiva, de la cocina tradicional de cantina y con propuestas gastronómicas muy interesantes, que hacen a la vista platillos muy antojables, con presentaciones impecables y sugerentes, postres de campeonato, como el pastel de requesón, ¡que está para chuparse los bigotes! y todo con precios accesibles.

Se van a pasar un muy buen rato, cerrando un día muy satisfechos y llenos de cultural alegría…
¡Qué lo disfruten!

Deja un comentario