En días pasados se dió a conocer en todos los medios de comunicación que la jirafa había pasado a ser una especie en peligro de extinción, que solo quedan alrededor del mundo 100 000 ejemplares, según dio a conocer la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza las razones por las que se dio esto son:

  • Por la deforestación intensiva que hay hoy en día en su hábitat, la extensión de la actividad agrícola y ganadera, la explotación del campo, etc.

 

  • Problemas y disturbios civiles.

 

  • Caza ilegal y furtiva, son animales muy valorados en el mercado negro, pues las partes de su cuerpo son utilizadas de diferentes formas.

 

Lo que me lleva a pensar, ¿qué estamos haciendo?, por qué estamos terminando con los demás seres vivos que habitan en el planeta, no consideramos que también es su hogar. 

La extinción masiva por la que pasamos, tanto de plantas como de animales, ha llegado al punto de ser comparada con las 5 extinciones que fueron causadas por fenómenos catastróficos y en tiempo geológico muy breve. Esta vez el fenómeno es el ser humano, quien explota a más no poder todos los recursos que le da el planeta.

Y es que no hacemos conciencia de todo lo que esto implica, cuando se extingue una especie se altera todo el entorno, y aun sabiéndolo el Ser Humano se empeña en seguir con estas actividades que afectan a los demás seres vivos, en teoría somos el ser vivo con capacidad de razonar, sin embargo, con este tipo de acontecimientos demuestra todo lo contrario.

El planeta, por más trillado que se escuche, es nuestro hogar, y también de las plantas y los animales, debemos cuidarlo, y a ellos también, comenzar por respetar su entorno, su vida misma, no se requiere de grandes acciones para hacerlo, no necesariamente tienes que ser vegano, vegetariano, ecologista, etc. Basta con tratar de no contaminar, de ser más limpios, de cuidar de tu mascota si es que tienes, hasta ayudar en refugios de animales, se hace mucho, también influye el cómo educamos a nuestros hijos, no olvidemos que el planeta también es su hogar, enseñémosles a cuidar de él, ser más responsables ambientalmente, más empáticos, pues nosotros podemos expresar cuando algo no nos gusta, cuando algo anda mal en nuestras vidas, podemos inclusive defendernos, sin embargo no es lo mismo con los animales, somos más los seres humanos que terminamos por dominarlos y haciendo lo que queremos, aun cuando esto este mal.
¡Cuida El Planeta!

Déjanos tus comentarios y síguenos en redes sociales 😉

Fuente: UNAM

2 COMENTARIOS

Deja un comentario