En un mundo tan cambiante como el nuestro, donde las empresas requieren de mayor productividad en todos sus departamentos, tanto para reducir costos, como para ser más competitivos, el tema del Home Office se convierte en un asunto importante como estrategia empresarial.

El Home Office podría ser, si se instrumenta de forma correcta, el camino idóneo para optimizar recursos y alcanzar las metas deseadas de toda organización, por los múltiples beneficios que esta práctica podría traer, tanto para las organizaciones, como para los colaboradores en todos los niveles.

Pero, ¿porqué no ha funcionado con éxito en México?

La cultura laboral en nuestro país, aun no está preparada para estos nuevos esquemas, pero no es imposible  de adaptar si se utiliza la imaginación, las metodologías e incentivos necesarios para abrirle la puerta a los colaboradores e invitarlos a formar parte de esta nueva forma de trabajar, que sin lugar a dudas, beneficia a ambas partes.

Como todo cambio, debe instrumentarse de forma paulatina, pues el objetivo primario es crear poco a poco los hábitos que se requieren en los colaboradores para que el Home Office sea un éxito.

Se han hecho varios ensayos en México, tanto en dependencias gubernamentales como en empresas privadas, ofreciendo flexibilidad de horarios a un número importante de trabajadores para que, desde su hogar, puedan cumplir con los objetivos de sus departamentos; en la mayoría de los casos, se han alcanzado los objetivos deseados, sin embargo, existe un porcentaje muy alto de personas que piden trabajar en condiciones convencionales.

El seguimiento y la evolución de estas prácticas, deben ser cuidadas y re-inventadas puntualmente por el departamento de recursos humanos, para lograr alcanzar en la mayoría de los casos, un alto grado de satisfacción, tanto para los trabajadores como para las organizaciones que lo implementan.

Aprovechar los avances tecnológicos, las herramientas digitales adaptadas en la mayoría de las empresas y las nuevas formas de comunicarse dentro de una organización, son clave para poder construir un plan estratégico que nos ayude a alcanzar los objetivos deseados del Home Office, en un modelo de colaboración distinta a la que hoy en día existe en México.

______________________

No olvides dejar tus comentarios acerca de este y otros artículos publicados en la página de Adbite, y te invito a seguirnos en nuestras redes sociales.

Espero pronto leerte e intercambiar puntos de vista en la plataforma social que desees.

¡Hasta luego!

Deja un comentario