Alguna vez consideramos conocer las maravillas que tiene nuestro hermoso y cultural país, pero queremos o desconfiamos disfrutar y aprender lo más que se pueda de cada paisaje, parque temático o no temático, zona arqueológica, etc.

Sin embargo, solemos perdernos de cosas a las cuales no les damos ese valor importante que se merecen y lo notamos hasta que otra persona nos habla de ellas, ya sea por alguna experiencia o dato que haya obtenido de una persona conocedora.

Lo anterior nos hace preguntarnos si en verdad es necesario de alguien para que nos explique el por qué de lo que sucedió o está sucediendo a nuestro alrededor, pero tampoco queremos pagar demasiado porque consideramos que es un desperdicio pagar por escuchar, cuando podemos observar y argumentar. Algo que no funciona muy bien en varias situaciones, porque terminamos argumentando cosas que ni se acercan a la realidad del sitio, objeto, o lo que sea que hayamos observado o vivido.

Hoy en día, existen personas con un dominio espectacular de los temas a tratar mientras vamos conociendo el alrededor, tomando fotografías o asombrándonos cada segundo que avanza el recorrido. Estos nos aportan muchos conocimientos valiosos y curiosos sobre los que nunca nos hubiéramos enterado sin su apoyo. Pero, ¿en verdad es necesario?

Tengo que ser sincero y admitir que, personalmente, he tenido buenas experiencias con ese tipo de personas y no es lo mismo investigar por Internet que escuchar la viva voz de alguien que vivió el hecho o sabe más sobre el tema que a todos los que les ha expuesto sus conocimientos.

Vamos a considerar los siguientes puntos:

Primero. Consideremos que existen ocasiones en las que en verdad es necesario y ocasiones en las que no. Mayormente se necesita de un guía en zonas arqueológicas o pueblos en los que han sucedido grandes cosas, por todo lo que no vemos, pero ellos saben que existe y que es necesario que conozcamos.

Segundo. Existen páginas de Internet que suelen contener toda la información de lo que vas a conocer. Será decisión tuya si con leer dicha información será suficiente o prefieres ser partícipe de un recorrido para turistas.

Tercero. La edad del guía es muy importante. Las personas con más años de edad son las que más experiencia y conocimientos tienen y no dejarán que se les escape ni un solo dato.

Cuarto, y tiene que ver con el anterior. ¿Tienes mucho tiempo para estar con el guía? Son personas que suelen extenderse por horas en un solo tema a causa de todo lo que quieren que aprendas o simplemente porque les encanta hablar sobre eso. Así que podría comenzar en la mañana y terminar en la noche, por lo cual tienes que tener el tiempo libre necesario. Tómalo en cuenta si vas a realizar otra actividad además de esa.

Quinto. El clima tiene que ser adecuado, la mayoría de recorridos suelen ser al aire libre y, si no es un buen clima, te perderás de muchas cosas a causa de esa inconveniencia. En estos casos tendrás que cancelar la actividad o, simplemente, mover tu agenda.

Sexto. Si quieres tiempo libre para tomarte fotografías y conocer zonas en las que el guía no te llevó porque casi no son importantes, podrías no tenerlo. No en todas las zonas podrás tener tiempo libre por lo extensas que son, sobretodo si tienes planeada otra actividad para el mismo día; pero eso no quiere decir que no le puedes pedir al guía que te tome las fotografías.

Séptimo. ¿Cuéntas con dinero para comprar sus servicios? Un guía no suele cobrar tanto, además de existir zonas en las que te prestan sus servicios a cambio de una propina para apoyo del mismo.

Octavo. El idioma puede ser un impedimento. Si estás en otro país y no puedes comprender al cien por ciento su idioma, será necesario contratar al guía para que te brinde los conocimientos en tu idioma de origen para que no pierdas ningún dato.

En fin, todo depende de tu persona, gustos y necesidades.

Me gustaría leer tus comentarios, escríbeme a:

gcouoh@adbite.com.mx

¡GRACIAS!

1 COMENTARIO

  1. Muy interesante. En mi opinión y como comentas, si es posible vale la pena tomarse el tiempo para visitar con calma.

Deja un comentario