Sin duda alguna cada época de la vida tiene su sabor y sin sabor.

Cuando eres un bebé no te preocupas mas que de comer, dormir, otras necesidades fisiológicas, aprender y crecer. Sin embargo, es un camino largo en donde tienes a tus padres y familiares atentos a cualquier cosa que hagas. Seas feo, guapo o como sea, eres lo máximo.

Y luego de la niñez, donde sí hay asuntos pero en general la pasamos de maravilla y hasta las peleas duran poco y se olvidan, si se trata de jugar.

Pero llega el momento de la evolución mas radical, en donde si tuviste las bases fuertes con valores, correcciones y lo necesario para respetar, llega a no ser tan complicado.

Te enamoras de alguien o de nadie, le suspiras a las rolas románticas del momento o de antaño, te preocupa lo que digan los demás más de lo que deberías. Pasas por aventuras buenas y no tanto.

Y al final llegas a la edad adulta, por suerte o por cuidados y en el mejor de los casos sin problemas mayores.

Te casas, juntas o lo que fuere y al final tienes hijos que repiten lo mismo hasta que llega el terror…

Tienes un adolescente.

No hay manuales, lo que funciona para uno al otro no le sirve, en casos extremos, te odian por cuidarlos o por no cuidarlos.

Si tienen pareja hombre, mujer o sus combinaciones, te preocupas y si no,  también te preocupas.

Para ser honestos es una lucha constante por estar cerca pero darles su espacio, corregirlos pero dejarlos ser, cuidarlos y exigirles independencia.

Ninguno es igual, así que lo que tu querías de adolescente tampoco les funciona a ellos.

Entonces lo que he podido hacer es…

Quererlos, respetarlos, llamar la atención cuando es necesario y ayudarlos a ser eso que les apasiona.

Y me perdonarán mis hijos cuando sin querer me equivoque, porque ellos están aprendiendo a ser, lo que siga en su vida, al mismo tiempo que yo a ser su papá, en la misma etapa que están pasando.

Lo único bueno es que es una enfermedad que pasa con el tiempo, en el mejor de los casos.

Suerte con los suyos y un cordial saludo.

Por favor denme sus comentarios en jrosado@adbite.mx

Deja un comentario