Así es, la era tecnológica nos ofrece, entre sus miles o millones de beneficios, tener la opción de estudiar en línea. ¿Qué opinas de este concepto?, ¿estudiarías en línea?, ¿crees que es una buena manera de aprender?
Ya sea porque trabajas todo el día, tienes que apoyar en casa o de plano te quieres ahorrar el tráfico, estos consejos te ayudarán a planear tus estudios y no morir en el intento.


1. EVALUA LAS MATERIAS QUE TOMARAS

Es entendible que quieras acabar enseguida, por lo que es muy tentador querer tomar todas las materias, pero aguas, analiza cuánto tiempo le puedes dedicar a la semana a cada materia, un motivo muy grande de deserción se debe a una mala proyección y, ante la desesperación de no seguir el paso, se pretende dar una baja temporal que a la larga, se convertirá en una baja definitiva o con tiempos muy largos para salir de ellos. Así que analiza bien si te será posible seguir el paso que te propones.

2. INTERNET Y COMPUTADORA

Como suena lógico, deberás tener una computadora disponible para trabajar así como una buena conexión a internet. Créeme, es horrible estar a medio examen y que el internet se caiga sin más, por lo que es indispensable contar con una buena computadora así como una excelente conexión a internet. Asegurate de tu conexión sea estable, dile a tu esposo (a), hijo (a) vecino o con quién compartas internet que se limite a su uso cuando estas en una actividad en línea, de preferencia, conéctate por cable para más estabilidad.
Ten organizadas tus materias en archivos, cada materia, cada actividad, es importantísimo que los tengas siempre a la mano, a veces sirven de consulta, o para aclaración y más. Organízalo por semestre, cuatrimestre, año, como te acomode, el punto es poder encontrar cualquier archivo cuando se necesite. La información que te dan tus maestros puede ayudarte en cualquier momento. Si consumen mucho espacio en tu computadora, guárdalos en una USB o disco duro externo, al menos en lo que dura tu curso completo, lo utilizarás, créeme.

3. ORGANIZA TUS TIEMPOS

Por muy lógico que parezca, la verdad es que muchas veces dejamos la escuela como última prioridad, pero recuerda que es una inversión para ti mismo, por lo que debe ser un punto importantísimo en tus actividades diarias.
Dependiendo de la frecuencia con la que se expongan tus actividades escolares, calcula los tiempos que te llevará cada actividad, de preferencia apúntalo en un lugar visible y divide qué actividad harás cada día. Si en tu trabajo, por ejemplo, tu día más pesado son los Lunes, procura no cargarte de actividades escolares ese día, busca las tareas más sencillas y, en el día que en tu trabajo, casa, deporte u otras actividades sean más tranquilas, planea más horas. Haz lo posible por dejar libre tus fines de semana (o al menos uno) para descansar de tareas y esperar la siguiente semana con más energía.
Está demás decir que no dejes todo para el final, si puedes, descarga alguna aplicación que te ayude a planear tus actividades. ¡No pares hasta ver acabadas con las tareas que planeaste!
Generalmente, las tareas se publican un determinado día y, se pone una fecha límite de entrega. Lee todas las actividades que te dejan, analízalas y, si tienes dudas, contacta a tus profesores enseguida. No esperes revisar qué tienes que hacer uno o dos días antes de la entrega, recuerda que no tienes en vivo a tus profesores para hacer consultas, por lo que no será posible que te contesten de inmediato y te encontrarás solo, con dudas y la presión de entregar ya. Así que planéate para sacar un mayor beneficio y tener oportuna retroalimentación de tus maestros.

4. EVITA DISTRACCIONES

Tanto no se vale que quites tiempo de tus tareas a tu trabajo como de tu trabajo a tus tareas, procura evitar distracciones. Si vas a comenzar con una tarea, reserva un tiempo considerable para terminar esa actividad, si es una actividad que te requiere de mucha concentración, evita tener cerca tu celular, la televisión o cualquier otra cosa que haga que pierdas la atención de lo que estás haciendo.

5. CONTACTA A COMPAÑEROS

Muchas veces ayuda tener a alguien con quien apoyarse, así que no dudes en mandar un correo a tus compañeros para estar en contacto por si surgen dudas, generalmente el tiempo de respuesta con los compañeros es muy oportuno y se pueden apoyar mejor. Así que no dudes en contactar a compañeros en la misma clase para aclarar dudas simples o tener con quién desahogarse. 

Aprovechemos la tecnología, ahora ya no hay pretextos para no estudiar, ya sea una carrera, un idioma, un diplomado o un posgrado, la tecnología nos beneficia con muchísimas opciones para estudiar en línea.

2 COMENTARIOS

Deja un comentario